Taller de Meditación en
      la prisión de Pamplona (II)

 

Ir a Menú Inicio                                                                               

En el mes de octubre del 2009 se inició el proyecto de acercamiento de la meditación a la población reclusa de la prisión de Pamplona.
Parece que fue ayer que tras resolver  los pertinentes trámites burocráticos y con el apoyo de la asociación SARE  y la positiva disposición de la entonces subdirectora de tratamientos, hoy actual directora y con la inestimable colaboración del responsable de deportes que echamos a andar con tanta ilusión como desconocimiento de la respuesta que nuestra iniciativa podría tener.

La respuesta fue muy buena y el taller inicialmente planteado hasta junio se extendió hasta finales del mes de agosto del 2010.

La valoración final fue muy positiva y supuso una confirmación de la idoneidad de nuestra iniciativa  que suponía crear en la prisión un espacio inédito para la práctica del silencio y el encuentro con uno mismo.

En base a esta experiencia y con un mayor conocimiento del medio retomamos el taller en octubre del 2010.

A modo de presentación recurrimos de nuevo a la proyección  del documental  “Haciendo tiempo haciendo Vipassana” que describe una experiencia de cursos de meditación Vipassana en la prisión india de Tijar  y que por su proximidad temática resulta muy adecuada y da paso a un posterior diálogo siempre cargado de interés.

La asistencia a la proyección fue bastante numerosa.

Aprovechamos para tratar aspectos prácticos como la duración, 2 horas, la frecuencia, semanal, y la práctica de la meditación como tal que consta de dos partes de 20 minutos,  la primera con instrucciones básicas de meditación con un fondo musical y tras 5 minutos en silencio, otros 20 minutos de práctica, con la escucha de una enseñanza grabada en la práctica diaria de nuestro centro karma Samten Ling.

A continuación tras unos minutos de silencio disponemos de otra hora para intercambiar sobre la experiencia vivida, dudas y cualquier otro tema que surja en un clima distendido y facilitador de la expresión espontánea.

La participación de los reclusos ha sido muy variable y sometida a los vaivenes propios de una prisión que acoge fundamentalmente a presos en situación preventiva.

El taller se ha adaptado sin problemas a esta realidad. En total unas 40 personas han desfilado con una fidelidad variable, desde una sola sesión a quien no ha faltado a ninguna  salvo por razones imponderables. Como contrapartida positiva a este aspecto más propio de la prisión en sí que del taller en particular, ha resultado ser la gran diversidad de raza, religión y cultura de las personas que hemos compartido esta práctica meditativa abierta e incluyente desde el respeto  a la idiosincrasia de cada cual.

A mediados del curso volvimos a repetir la proyección del documental para dar a conocer el taller  a muchos recién llegados.

Para terminar estas reflexiones señalar lo positivo y gratificante que ha resultado este segundo año para todos los que hemos participado . En octubre iniciaremos el tercer año que presenta la novedad de la próxima apertura , a lo largo del 2012 de una nueva prisión que contará además de los módulos de reclusos en situación preventiva otros de condenas más largas lo que puede suponer una mayor estabilidad en la asistencia además de nuevas posibilidades que habrá que ir explorando, cambios que no alterarán la esencia del taller: crear ese espacio de meditación y silencio con una práctica guiada apta para todos, sin concimientos previos. En definitiva una práctica que puede aportar paz y serenidad en un contexto de especial sufrimiento.


  Ir a Menú Inicio