Taller de meditación en la prisión de Pamplona (III)

 

Echando la vista atrás, nos llena de satisfacción confirmar la consolidación que el taller de meditación que inició su marcha en octubre del 2009 ha experimentado este curso 2012-2013.

Al igual que en los comienzos contamos con el apoyo de la asociación Sare y de la dirección de la prisión.

Hay que destacar que para octubre del 2012, inicio del taller, nos encontramos con una importante novedad como es la nueva ubicación de la prisión de Pamplona, que aunque de momento no ha supuesto un aumento de la población reclusa, si ha repercutido en las condiciones de de acceso y horarios.

Si bien en la prisión vieja los interesados en la meditación acudían a un espacio centralizado para todos en la actual la separación de los módulos de preventivos y  con condenas no hacía viable ese planteamiento. La solución consistió en ampliar la estancia en la prisión de las dos horas habituales a las necesarias para poder acudir a cada módulo por separado y realizar así el taller previsto.

Impulsados por el interés de un interno que había participado en el taller cursos atrás y que se hallaba destinado a la enfermería decidimos acercar también el taller a este espacio y dar así la opción de participar a los internos que estuvieran en esta situación.

La dirección de la prisión se manifestó conforme con nuestra propuesta
.

A modo de presentación recurrimos de nuevo a la proyección  del documental  “Haciendo tiempo haciendo Vipassana” que describe una experiencia de cursos de meditación Vipassana en la prisión india de Tijar  y que por su proximidad temática resulta muy adecuada y da paso a un posterior diálogo siempre cargado de interés.
La asistencia a la proyección fue bastante numerosa.

Igual que en años anteriores aprovechamos para tratar aspectos prácticos como la duración, 1 hora, la frecuencia, semanal, y la práctica de la meditación como tal que consta de dos partes de 20 minutos,  la primera con instrucciones básicas de meditación con un fondo musical y tras 5 minutos en silencio, otros 20 minutos de práctica, con la escucha de una enseñanza grabada en la práctica diaria de nuestro centro Karma Samten Ling.
A continuación tras unos minutos de silencio disponemos de un espacio para intercambiar sobre la experiencia vivida, dudas y cualquier otro tema que surja en un clima distendido y facilitador de la expresión espontánea.


Tras finalizar el taller en el mes de junio de 2013 solo podemos decir que la respuesta ha superado con creces nuestras previsiones y la asistencia ha mejorado sensiblemente la de años anteriores.

Hemos contado con una orquilla  que oscilaba entre 20 y 27 personas, entre las cuales algunas han sido fieles al curso y otras muchas han ido y venido con lo que estimamos que han tenido contacto con la meditación unas 80 personas.

Teniendo en cuenta algunas condiciones de la organización de la vida en la propia prisión como son la coincidencia en horarios con otros cursos y la movilidad intrínseca al hecho de la condición de preventivo, la asistencia es muy notable.


A mediados de curso volvimos a proyectar el documental para dar a conocer el taller  a muchos recién llegados.
La respuesta que hemos recibido por parte de los internos ha sido enormemente positiva y hemos hallado colaboración espontánea por parte de algunos de ellos que muy satisfechos con la práctica de la meditación han animado a otros compañeros a probar, a experimentar algo que les estaba sirviendo para hallar paz y serenidad para afrontar sus particulares y dificultosas situaciones vitales. Agradecemos mucho su apoyo y entusiasmo.

De hecho la progresión en cuanto a asistencia se refiere ha sido creciente a lo largo del curso.

En octubre se reiniciará el taller con los mismos objetivos, acercar la práctica de la meditación como herramienta de auto conocimiento, de paz y serenidad  a la población reclusa de Pamplona.

 


  Ir a Menú Inicio